FMV
TransmisiÓn MecÁnica

Quien somos

La realidad industrial italiana está estrictamente atada a su tejido social, con cuyo crecimiento se ha integrado y conectado al mismo paso.En efecto son muchas las empresas que, nacidas como pequeñas realidades locales por mérito de artesanos, han luego crecido cualitativamente y cuantitativamente hasta devenir las estructuras portantes de la economía.
Es el caso de la FMV transmisiones mecánicas nacida en los años sesenta como taller de fundición capaz de realizar diferentes tipologías de fusiones de aluminio en tierra pero no especializada en ninguna de estas.

En los años setenta el crecimiento del ramo de la construcción impone a la FMV un crecimiento paralelo y la empresa evoluciona y se especializa en la producción de poleas de gargantas de aleación de aluminio, cuidando no sólo la fundición del metal sino también todo el proceso de producción hasta el producto acabado, listo para el montaje.
Naturalmente el crecimiento técnico de la empresa comporta un proceso natural de crecimiento dimensional y del Know-how y se amplía la componente directiva con la entrada primero de uno de los propietarios actuales, Sergio Valiani, que sostiene al padre como colaborador, luego de su mujer Costanza Conti que sigue el mismo camino con grande entusiasmo y dinamismo.

La fundición Metalli Valiani, este es el nombre de la nueva empresa, se introduce también en otros sectores, como lo de las maquinarias agrícolas y de los motores eléctricos, y unos años más tarde la propiedad, ahora exclusivamente de los cónyuges Valiani, deviene la actual FMV transmisiones mecánicas. El viejo logotipo se combina con elecciones inovadoras, y en la nueva realidad productiva la fábrica ya no realiza sólo la fundición, sino también la producción y el acabado de órganos de transmisión por correa. La mezcla de capacidad, creatividad, competencia, calidad ha hecho de manera que la FMV sea proveedora de la mayor parte de las empresas constructoras de maquinarias de la construcción y agrícolas, de motores eléctricos andamiajes, y muchas otras maquinarias mecánicas en el territorio nacional y no sólo: sus productos tienen un mercado óptimo en Francia y España y recientemente han conquistado también el mercado de Sudáfrica. Una historia de trabajo y de grande pasión y voluntad, la de la FMV, una empresa toda italiana que todavía tiene ganas de crecer.

Innovacion tecnologica

La introducción de un robot de fundición, proyectado y construido según las exigencias específicas de la empresa, junto a seis moldes y cuatro hornos de fusión, la adquisición de otras maquinarias técnicamente de vanguardia y a la informatización de la empresa ha traído a la FMV en pocos años a las cumbres de su sector.